Las abuelas ya vivieron esa etapa y son las personas idóneas para guiarte en tu nueva faceta de mamá. ¿Qué es lo que debes aprender de ellas?



Día de la Madre: Consejos de las abuelas para mamás primerizas



La llegada de un bebé siempre trae felicidad al hogar, pero también exige de muchos cuidados para velar por su bienestar. Y si se trata de una madre primeriza es seguro que necesitará de información confiable para tomar buenas decisiones. En estos casos, las abuelas son las personas más indicadas para guiar a sus hijas en esta nueva etapa, pues ellas ya la vivieron y pueden resolver sus temores y dudas.



Además, si 2 de cada 5 hogares en el país tienen entre sus miembros al menos un adulto mayor, resulta evidente que las abuelas acompañen a sus hijas en esta inolvidable experiencia junto al hijo y nieto añorado. Si bien es cierto que son otros tiempos y las madres primerizas buscan ser autónomas en sus decisiones y estilos de crianza, siempre es bueno escuchar las lecciones de las abuelas. Por ello, recogimos estos consejos de ellas que te pueden ser útiles si eres mamá por primera vez:



"Cada Niño tiene su tiempo"



No te debes preocupar si tu bebé demora un poco más de lo habitual en dejar el pañal, gatear, pararse o empezar a caminar. Cada bebé es diferente. Algunos aprenden a una edad más temprana y otros tardan un poco más. Así que no te alertes ni pienses que estás cometiendo algún error. Mientras que el bebé esté sano, no habrá ningún problema.



“Acostúmbrate a darle leche materna”



Es un momento mágico para crear y fortalecer el vínculo afectivo con el bebé. Por esa razón, persiste en la lactancia materna, aun cuando cause dolores de espalda y sientas algunos mordiscos del pequeño. Son momentos únicos que no debes cambiar por nada en el mundo. Alimentar a tu bebé es una de las mejores experiencias que tendrás en la vida.



“Todos los días aprenderás algo con tu niño”



Como madre primeriza, te sentirás presionada por saberlo todo. Pero no tienes por qué ser tan exigente: día a día irás conociendo a tu bebé y entendiendo cada uno de sus gestos o llanto. La maternidad es un aprendizaje constante que nunca acaba. De modo que las abuelas tienen razón: no debes frustrarte. Todo lo contrario: saca lo mejor de cada lección que vas aprendiendo con tu pequeño.



“Compra lo necesario para tu hijo”



La emoción por engreír al bebé puede llevarte a comprar cantidades exageradas de ropa, juguetes o artículos, que muchas veces son innecesarios. Por ejemplo, comprar abundante ropa para un recién nacido no es lo más recomendable, pues rápidamente cambiarán de talla. Adquiere lo necesario para su edad o, si hay alguna oferta, elige prendas de tallas más grandes para utilizarlas posteriormente.



“Que nadie te imponga cómo debes criarlo”



Muchos familiares y amigos te felicitarán por la llegada de tu hijo y tu nueva faceta, pero también habrá quienes intentarán imponerte sus costumbres de crianza. Toma estas circunstancias con tranquilidad: no te agobies, ni te sientas culpable. Ten por seguro que no estás haciendo mal las cosas. Solo debes elegir en quién confiar y, sobre todo, aprender a escuchar tu instinto maternal.



“Atiende al bebé, pero tú no te descuides”



Evita perder tu esencia como persona. Si bien es cierto que estás en una etapa donde el bienestar del bebé es la prioridad, debes tomar en cuenta un consejo clave que recogimos de las abuelas: recuerda que tú también eres importante y mereces un tiempo para cuidar tu imagen, alimentación, gustos e intereses. Y debes hacerlo por ti misma y por tu hijo, pues así tendrás más energías y conocimientos para criar y educar mejor a tu pequeño. Para ello, es importante que tu pareja o esposo colabore con el cuidado del bebé.



“Lleva a tu hijo a sus controles con el médico”



Las citas con el pediatra son vitales, sobre todo en los primeros años de vida del menor. Las vacunas y el control del desarrollo del bebé te ayudarán a prevenir y alertar a tiempo alguna enfermedad. En un lugar visible de la casa, ten un calendario con las fechas marcadas de las citas médicas. O, ahora que todo es más fácil con la tecnología, programa un recordatorio con alarma en tu celular. Estos pequeños detalles te serán de gran ayuda para que no te olvides de llevar a tu hijo a sus chequeos médicos.



“Piensa en el futuro de tu hijo”



Las abuelas saben muy bien que cuando hay hijos en el hogar es importante ahorrar y planificar para asegurar su futuro. Si bien el bebé requiere de atenciones diarias e inmediatas, nunca pierdas de vista el largo plazo. Pregúntate qué estilo de vida quieres darle a tu hijo y encamínate hacia ese objetivo junto con tu pareja o esposo. Eso incluye reservar un dinero para costear la educación futura de tu hijo o para que le sirva como respaldo económico ante cualquier hecho fortuito.



Como nos dijeron las abuelas, la maternidad cambia por completo la vida de la mujer, pero el amor de mamá es tan fuerte que lo puede todo. Además, hoy en día puedes recurrir a distintos tipos de apoyo para vivir sin preocupaciones. Por ejemplo, para evitar que tu pequeño se enferme y protegerlo ante cualquier emergencia, un seguro de salud es una solución indispensable. O si decides ahorrar desde hoy para mañana más tarde darle buenos estudios escolares y universitarios, un seguro de vida resolverá fácilmente esa necesidad.



Para conocer más sobre los Seguros de Salud que Pacífico tiene para ti y tu familia, ingresa aquí. Y si deseas enterarte más sobre nuestros Seguros de Vida, dale clic aquí.