Oscar Diaz

Construimos nuestra casa de playa el 2010, por el Km. 70 de la Panamericana Sur, e inmediatamente la aseguramos porque creemos que toda inversión tiene que estar protegida, para que ante cualquier eventualidad tengamos un respaldo que nos permita recuperar las pérdidas. En mi familia preferimos prevenir que lamentar.

Luego de 5 años de tener el seguro de hogar tuvimos un robo. Recuerdo claramente que la temporada de verano iba terminando, eran las últimas semanas en las que íbamos a disfrutar con toda mi familia de la playa y el sol. Ese fin de semana al llegar nos dimos con la sorpresa de que faltaban algunas cosas de la casa, como: adornos, electrodomésticos y joyas de mucho valor económico y sentimental.

En esa época teníamos a una persona que cuidaba la casa durante todo el año y nunca tuvimos ningún inconveniente. Nos sentíamos confiados. Además, contamos con la seguridad adicional del balneario pero definitivamente, cuando te toca, te toca.

Estábamos desconcertados y tristes. Sobre todo por algunas de las joyas que tenían mucho valor sentimental. Mi esposa llamó al seguro para informar lo sucedido y nos explicaron los pasos a seguir, sin embargo, teníamos una gran duda ....¿Cómo probaríamos el valor de la joyas de oro? Por lo general uno no guarda el comprobante de compra o en otros casos son piezas heredadas.

Por suerte, el seguro nos dio una solución inmediata. No teníamos las facturas de las joyas pero sí fotografías usándolas. Ese fue nuestro respaldo y el seguro confió en nosotros. Fue muy satisfactorio ver que valió la pena pagar el seguro de hogar durante años.

Todo fue muy ágil. Presentamos las fotografías como pruebas y el seguro nos repuso el dinero de todo lo perdido. Sinceramente no pensábamos que la devolución iba ser tan rápida.

Yo creo que todas las personas que pueden pagar un seguro deberían hacerlo. Lamentablemente no hay una conciencia sobre el seguro porque muchos piensan “bueno a mi no me va a pasar”, pero resulta que a la gente le pasa: sí te roban en tu casa, como me pasó a mí, sí te chocan el auto, sí te enfermas.

Lamentablemente no hay una conciencia sobre el seguro porque muchos piensan “bueno a mi no me va a pasar”, pero resulta que a la gente le pasa.

¡Conoce más del Seguro de Hogar Pacífico aquí!