Los dos casos requieren atención médica, pero hay prioridades que no se pueden pasar por alto. ¡Tómalas en cuenta!



A pesar de que ambos términos (urgencia y emergencia) suenan parecidos, sus definiciones, en realidad, son distintas. Muchas personas los confunden y se llevan algunas sorpresas cuando necesitan ser atendidos, pues una emergencia siempre tendrá la prioridad.



Conocer de qué se trata cada caso nos ayudará a tener la tranquilidad y esperar nuestro turno, mientras ayudamos al personal médico a salvar la vida de quienes más lo necesitan.


¿Para qué un seguro de salud o un plan de salud EPS?

 



Para que quede claro lo que cada término significa, el ABC del Seguro te explica cuatro puntos en los que se diferencian:



Una emergencia no puede esperar



Una emergencia exige una atención médica inmediata porque está en riesgo la vida de una persona. Estos casos pueden ser los siguientes: desmayo, convulsión, fracturas, quemaduras, ataques de asma, envenenamiento, entre otros estados graves. Los pacientes que aquejan estos males ingresan directamente a las clínicas u hospitales para ser puestos en manos de los médicos.



Una urgencia debe esperar su turno



Una persona con una urgencia será atendida según el orden de llegada a la clínica u hospital. Aunque requiere de atención médica y seguramente no se siente bien, no es un paciente de gravedad ni se encuentra en peligro de muerte. Estos son algunos ejemplos de urgencia: bronquitis, mareos, náuseas, congestión nasal, tos, sarpullido, dolor de cabeza, leve indigestión, entre otros.



Cada una tiene su propia cobertura



Ante una emergencia, el seguro de salud cubre todo lo necesario dentro del servicio de emergencia hasta que el paciente se encuentre estable. Es decir, están cubiertos los medicamentos, la atención médica, los exámenes de laboratorio, las imágenes y los controles ambulatorios posteriores a la emergencia hasta 60 días. Si luego se requiere hospitalización, se aplicarán copagos y coaseguros hospitalarios de acuerdo al plan con el que cuente.



En cambio, cuando se trata de una urgencia, dependiendo del plan de EPS o el seguro que el paciente posea, podrían aplicarse dos tipos de pagos: el copago, que es el pago fijo que un asegurado debe hacer cada vez que se atiende con su seguro de salud, o los coaseguros ambulatorios, que es el porcentaje que asume la aseguradora de todas las atenciones (medicamentos, exámenes, procedimientos) que el médico indique.



Una emergencia tiene derecho a ambulancia



Ante un caso de urgencia, el paciente debe acudir a la clínica por sus propios medios, pero si se trata de una emergencia que lo requiera, puede pedir el servicio de ambulancia: solo basta con llamar a la central de emergencia para solicitarla.





Ahora que están esclarecidas las dudas sobre las diferencias entre emergencia y urgencia, te recomendamos conocer las razones por las que es necesario contar con un seguro de salud o un plan EPS.



Si quieres conocer más sobre los Seguros de Salud de Pacífico, ingresa aquí y entérate más de ellos.