Cada 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, una fecha que nos debe llevar a la reflexión. Según DEVIDA, uno de cada diez peruanos inicia el consumo de cigarros al año. En ese mismo lapso, aproximadamente 16,700 personas fallecen por diferentes males relacionados a este producto, de acuerdo con el INEN.


¿Quieres dejar de fumar? Sigue estos pasos

Dejar de fumar no es fácil. Se requiere de mucho esfuerzo, sacrificio y apoyo de la familia y los amigos. Si quieres iniciar ese camino o ayudar a una persona que tiene adicción a los cigarros, sigue estos consejos para ganar esta batalla.


 

Pequeños pasos, grandes resultados



Para dejar de fumar, existen diferentes soluciones. Seguro al buscar en Internet o a través de testimonios de algunos amigos o familiares te has enterado de muchas formas de hacerlo. Sin embargo, no todas cuentan con un 100% de sustento científico. Soluciones para dejar de fumar: te mostramos algunas formas de manejo de este hábito, siempre es recomendable consultar con tu medico:





  • Parches de nicotina:


    Es una de las opciones más utilizadas. Su aplicación es sencilla: lo pegas en la piel diariamente y, luego de dos semanas, se va reduciendo la dosis hasta dejar de utilizarlos. Eso sí, antes de utilizarlos, según un artículo de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es importante consultar con un especialista. Ten en cuenta de que puede causar efectos secundarios, como dolor de cabeza o malestares estomacales.





  • Cigarros electrónicos:


    Es una de las soluciones que genera más controversias, debido a que no está científicamente comprobado que ayudan a las personas a dejar de fumar. De hecho, instituciones como la Sociedad Americana de Cáncer no recomiendan su uso, pues cuentan con sustancias químicas potencialmente dañinas.





  • Gomas de mascar:


    La misma Sociedad Americana de Cáncer sugiere que, si bien los chicles de nicotina ayudan a superar el síndrome de abstinencia, no está del todo corroborado que ayuden a abandonar el consumo de cigarros. No obstante, agrega que hay estudios que sí respaldan su uso, por lo que esta alternativa va camino a tener respaldo científico.



Más allá de instrumentos o alternativas, también es necesario cambiar ciertas rutinas. Realizar diferentes actividades libres de estrés –como caminar o manejar bicicleta– colaborará a que la persona que desea dejar de fumar mantenga la mente ocupada y, por lo tanto, disminuya la ansiedad de probar un cigarro.



Una variación en la dieta diaria también es importante en este proceso. Un estudio de la Universidad Duke de Carolina del Norte demostró que alimentos como frutas, hortalizas y lácteos empeoran el sabor de la nicotina, lo que genera en el cuerpo una sensación de rechazo a la sustancia.



Finalmente, recaer puede ser también parte del proceso. Pero eso no significa que se tenga que volver a empezar desde cero. Parte de este esfuerzo es buscar apoyo en familiares, amigos y, de ser necesario, en especialistas como psicoterapeutas o grupos como el “Lugar de Escucha”, de CEDRO



Mejora en todo el cuerpo



La Organización Mundial de la Salud ha demostrado que dejar de fumar genera efectos positivos inmediatos en el cuerpo. Solo 20 minutos después de probar la última dosis de nicotina, el ritmo cardiaco y tensión arterial disminuyen notoriamente. A las 12 horas, baja el nivel de monóxido de carbono en la sangre. Y tiempo después, en un lapso de 2 a 12 semanas, mejora la circulación y aumenta la función pulmonar.



Mientras más tiempo dure la abstinencia, el cuerpo reducirá el riesgo de sufrir males cardiacos y pulmonares. Además, se eleva la esperanza de vida en hasta 10 años. Y, por si fuera poco, el impacto en la salud del entorno y en el medioambiente es positivo: un cigarro encendido menos deja de perjudicar a otras personas (conocidas como fumadores pasivos) y contamina menos el planeta.



El tabaco y la nicotina son muy adictivas, y su consumo en exceso puede desencadenar enfermedades mortales. Todo lo contrario, dejar de fumar genera mejoras a nivel físico y mental, pues una persona libre de estas sustancias nocivas tiene un mayor disfrute de otras actividades y eleva la calidad de vida de quienes conviven a su alrededor.



No hay excusas para dejar el cigarro: comienza a cambiar o ayuda a que otras personas lo hagan. Si quieres conocer los diferentes tipos de seguros que tenemos en Pacífico, ingresa aquí.