De acuerdo con el estudio más reciente de cáncer a nivel mundial de la Organización Mundial de la Salud, en el último año se detectaron más de medio millón de nuevos casos de linfoma, un tipo de neoplasia que en nuestro país afecta a alrededor de 3,000 peruanos.



Linfoma: ¿qué es y cómo prevenirlo?



¿Qué es un linfoma? ¿Cómo se presenta? ¿Hay maneras de prevenirlo? Estas son preguntas a las que debes responder de inmediato. Este cáncer es muy recurrente en el país (está dentro de los quince más frecuentes) y urge que tomes medidas de prevención, pues su detección temprana abre probabilidades grandes de supervivencia.



Diferentes tipos en dos grandes grupos



El Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos describe esta enfermedad como un cáncer que ataca al sistema linfático, encargado de proteger al organismo contra infecciones y enfermedades, y luego se expande por el cuerpo. Se manifiesta con la inflamación de los ganglios linfáticos, que en su mayoría están en el cuello, las axilas y la ingle. Expertos aseguran que existen más de 60 diferentes variantes de este mal, pero se dividen todos ellos en dos grandes grupos: el Linfoma de Hodgkin y el Linfoma No Hodgkin. La diferencia entre ambos es el tipo de células cancerígenas que genera la enfermedad. Sin embargo, ambos presentan síntomas similares y su tratamiento no varía mucho.



Linfoma: ¿qué es y cómo prevenirlo?



Diagnóstico del linfoma



Para determinar qué tipo de linfoma sufre el paciente, se realizan diferentes pruebas médicas. Entre ellas están los exámenes físicos, pruebas de sangre, una radiografía toráxica y una biopsia como paso final. En caso los resultados sean positivos, el tratamiento incluye quimioterapia y radioterapia. El objetivo es atacar y eliminar las células cancerosas sin perjudicar las células que se encuentran en buen estado. Asimismo, se busca que sea el propio cuerpo que, después de una serie de sesiones, combata a sí mismo la enfermedad. Cabe destacar que, según estadísticas del INEN, el 80% de los casos de Linfoma de Hodgkin detectados a tiempo tienen cura. En cambio, el Linfoma No Hodgkin es más agresivo y las posibilidades son menores: al año se reportan más de 1600 casos y causa 900 fallecimientos. Sin embargo, si el paciente es tratado a tiempo, tiene un 70% de probabilidad de vivir 5 años más a partir del diagnóstico.



¿Existe la prevención?



Tanto la Biblioteca de Medicina de los Estados Unidos como el Instituto Nacional del Cáncer del mismo país señalan que aún no se ha podido determinar una causa exacta del origen de los tipos de linfomas. Pero sí es posible estar atento a los factores de riesgo que, en ciertos casos, se pueden evitar y alejar esta neoplasia. Por lo general, en el mundo, los linfomas se presentan en hombres de raza blanca. La edad avanzada y las enfermedades autoinmunes (como la artritis reumatoide o psoriasis) también elevan las posibilidades de padecer este cáncer. Sin embargo, hay casos de niños y en los últimos años se ha visto un incremento de la enfermedad en jóvenes de entre 15 y 20 años, siendo la cuarta neoplasia en el mundo que más afectó a este grupo de personas durante el 2018. El virus VIH/SIDA, además de debilitar el sistema inmune, también se encuentra relacionado a este mal. Por esa razón, la Sociedad Americana Contra el Cáncer sugiere que se eviten los factores de riesgo conocidos por esta enfermedad: el uso de drogas intravenosas o relaciones sexuales sin protección con muchas parejas. Ojo también la infección con la bacteria Helicobacter Pylori, que genera algunos daños en el tracto digestivo., puede asociarse a algunos casos de linfomas gastricos. Esta se encuentra, en su mayoría, en agua o alimentos contaminados. Por eso, se sugiere lavar frutas o verduras con bastante cuidado. En estos casos, un seguro será un gran respaldo para el paciente, a fin de cubrir sus consultas, intervenciones y todo lo que involucra el tratamiento. Si quieres conocer más sobre nuestros seguros oncológicos, haz clic aquí. Y para revisar todos nuestros productos, ingresa a nuestra página web.