Un 25% de la población sufre de asma en el Perú, concentrándose la mayor parte en Lima, según EsSalud. De igual modo, la capital peruana encabeza la lista de ciudades que presentan más casos de asma en niños producto de la contaminación por el tráfico, de acuerdo con una investigación de la Universidad George Washington de Estados Unidos.



¿Qué debe saber un asmático para enfrentar esta enfermedad?



¿Por qué se desencadena?



Según el neumólogo de SANNA Clínica San Borja, Efraín Félix Hinojosa, este mal suele desencadenarse como reacción a ciertos factores que afectan a las vías respiratorias, como infecciones virales, ácaros, hongos, cucarachas, polen, contaminación, cigarrillo, humos, polvos, químicos irritantes, emociones y ejercicio. El especialista agregó también que en otros casos puede producirse por obesidad, reflujo gastroesofágico, rinosinusitis y a algunos medicamentos. Lo cierto es que el asma no tiene cura, pero sí puede ser controlada si se cumple rigurosamente un tratamiento. Durante el invierno los casos aumentan en las ciudades y la posibilidad que las personas que la padecen empeoren sus síntomas y se tenga un ataque de asma es alta. Una crisis podría suceder en cualquier momento si no se toman las medidas correctas.



 



Mitos entorno al asma



Pese a que existe información confiable sobre el asma, todavía sigue habiendo mucho desconocimiento frente a esta enfermedad. Y esto ocurre debido a que las personas se aferran a creencias que no tienen ningún sustento en la realidad. Para desmentirlas, hemos recurrido a los argumentos de fuentes especializadas:



Mito 1: “El asma es una enfermedad esporádica”


Falso. Cuando estamos ante una persona que ahora respira sin problemas, pese a haber sufrido ataques de asma, suele creerse que ya no tiene la enfermedad. Sin embargo, este mal siempre está presente en las vías respiratorias. La condición no desaparece, pero puede ser controlada con un tratamiento adecuado, refiere la American Academy of Pediatrics.

Mito 2: “Solo debo medicarme cuando tengo ataques”



Falso. Existen cuatro tipos de asma: intermitente, leve persistente, moderada persistente y severa persistente. Según explica el Centro de Alergias y Asma de Georgia, dependerá de cómo se exprese la enfermedad para saber si es posible una medicación controlada a largo plazo. 



Mito 3: “No es una enfermedad riesgosa”



Falso. El asma puede ser mortal si no se recibe un tratamiento adecuado. La American Academy of Pediatrics explica que si todas las personas que padecen esta enfermedad toman sus medicamentos se reducirían las hospitalizaciones y fallecimientos.



Mito 4: “El asma desaparece si paso un tiempo en un lugar con clima seco”



Falso. Un clima seco no cura, pero sí disminuye el asma, principalmente porque no hay ácaros, ya que estos se desarrollan en espacios con mayor humedad. Sin embargo, al volver a lugares húmedos, la enfermedad se podría volver a manifestar como antes, según explica la Sociedad Peruana de Neumología.



Mito 5: “El asma se cura al crecer”



Falso. El asma no se cura: es una condición que se mantiene por toda la vida. Es cierto que la enfermedad puede mejorar con el paso de los años, pero al llegar a la adultez los síntomas podrían volver a aparecer, según American Academy of Pediatrics.



Mito 6: “Tomé medicinas por un tiempo y mejoré, ahora no me hacen falta”



Falso: El paciente debe entender que la medicina está haciendo su trabajo correctamente y por eso se siente mejor. Por lo tanto, si deja de consumirlas, la inflamación de las vías respiratorias puede volver, detalla el centro especializado en esta enfermedad Ashtma Canada.



Mito 7: “Si soy asmático no puedo hacer ejercicios”


Falso: Al contrario de la creencia popular, las personas que realizan ejercicios cardiovasculares mejoran la función pulmonar y, por ende, la capacidad de respirar, según el Centro de Alergias y Asma de Georgia. Pero siempre es recomendable consultar con su médico antes de empezar a practicar un deporte o un régimen de ejercicios.

Dos cosas que todo asmático debe considerar



Una persona que padece de asma no necesita adoptar medidas extremas. Pero sí hay ciertos cuidados que debe adoptar en los siguientes casos:



Uso del inhalador



El uso adecuado del inhalador podría salvar la vida de las personas con asma, pero debe utilizarse con un control médico adecuado. Podría ocasionar taquicardia, falta de oxígeno e, incluso, riesgo de muerte, según la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid).



Rutina diaria


Una asmático puede realizar su vida normalmente y practicar los deportes que desee; sin embargo, es importante tener algunos cuidados recomendados por su médico para evitar factores desencadenantes en su entorno. En resumen, poner en práctica estilos de vida saludables para prevenir exacerbaciones de esta enfermedad, lo cual se complementa con:


  • Que los niños tengan todas sus vacunas al día, en especial las de Influenza, ya que los asmáticos tienen mayor riesgo de esta enfermedad. Si estas en el programa Siempre Sano de Asma en Pacifico, te puedes vacunar de esta enfermedad en forma gratuita.

  • Alimentación balanceada y nutritiva, evitar el sobrepeso.

  • Ventilación adecuada de la vivienda, eliminación de ácaros.

  • Actividad física.


Si la persona con asma toma las acciones correctas y sigue un tratamiento médico adecuado, su vida no tiene por qué detenerse. Un seguro de salud o un plan EPS, en este caso, resulta una protección importante para cubrir las atenciones. Pacífico Seguros tiene el programa “Siempre sano” que incluye consultas médicas ambulatorias, medicamentos y análisis para el asma. Si deseas conocer más sobre nuestra oferta de seguros, ingresa aquí.