La Diabetes mellitus es una enfermedad crónica que se origina por problemas con la insulina, esa hormona que ayuda a transportar la glucosa de la sangre a las células. Los 2 tipos de diabetes más frecuentes se presentan: cuando el páncreas no produce suficiente insulina (diabetes tipo 1) o cuando el organismo no la utiliza de forma correcta (diabetes tipo 2). Siendo la Diabetes tipo I la más frecuente en niños, sin embargo con el incremento de los índices de obesidad infantil en el Perú, cada vez se reportan más casos de Diabetes tipo 2 en niños.



Diabetes infantil: ¿Cómo ayudar a mi hijo a sobrellevarla?



La genética familiar, el sedentarismo y el sobrepeso son las causas principales de la aparición de esta enfermedad. Pero si eres padre, madre o tutor de un niño o niña con diabetes, guarda la calma: con un tratamiento efectivo y algunas recomendaciones de hábitos saludables, una persona con este mal puede tener una vida larga, sana y feliz, explica la American Academy of Pediatrics (AAP)



Como parte del tratamiento, muchos pequeños con diabetes tipo 1 o 2 necesitan inyectarse insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre. El médico encargado de la atención debe ayudar a que el niño y tú, como padre o tutor, aprendan a realizar este procedimiento en el hogar.



Si tu hijo tiene 10 años o más, puede aplicarse estos inyectables con supervisión de un adulto o, en todo caso, tú puedes ayudarlo, recomienda NorthShore, una cadena de hospitales de Estados Unidos. Para que estés más informado o disipes algunas dudas, en esta infografía se muestran los pasos necesarios para realizar este proceso.



 



Diabetes infantil: ¿Cómo ayudar a mi hijo a sobrellevarla?



La independencia del niño es saludable



Ten en cuenta que interrumpir las dosis de insulina recomendada por el médico generará una descompensación en el menor, lo que será muy peligroso para su salud. Además, no solo debe cumplir con inyectarse insulina, sino también con monitorear el nivel de azúcar a determinadas horas, según recomendación del médico.



Por eso, como padre de familia, debes motivar al niño a asumir su responsabilidad en el control de la enfermedad. La independencia del menor en este proceso hará que tome conciencia de sus actos y él mismo propicie su bienestar, el cual también depende de llevar una alimentación saludable y hacer ejercicios físicos de manera constante.



Dieta y deporte contra el azúcar



Stanford Children's Health, hospital infantil que forma parte de la Universidad de Stanford, explica que la dieta diaria de un niño con esta enfermedad debe incluir raciones pequeñas de cada comida, 5 porciones de frutas y verduras, alimentos ricos en fibra y bajos en grasa, además de evitar bebidas azucaradas.



Estos consejos son para los niños diabéticos en general, pero son aún más importantes para los que tienen diabetes tipo 2, ya que está asociada principalmente a la obesidad. Por ello, también resulta esencial que el menor tenga un peso ideal para manejar fácilmente los niveles de glucosa.



En cuanto a la actividad física, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que los niños diabéticos realicen 30 minutos de ejercicios o deporte cada día. De esta manera, junto con la insulina, su cuerpo será capaz de contrarrestar el incremento del azúcar en la sangre.



Lograr este control, resalta la misma institución médica, reducirá la probabilidad de desencadenar a futuro otras enfermedades asociadas a la diabetes, que mayormente atacan al corazón, vasos sanguíneos, ojos, nervios y riñones.



Lo ideal es que toda la familia se involucre en este proceso. Los niños pueden verse influenciados positivamente si sus padres o hermanos siguen una dieta saludable y practican deportes. Además, es esencial tener un seguro de salud, como el que ofrece Pacífico, pues brinda acceso al programa Siempre Sano para llevar un control adecuado de la diabetes.



Si quieres conocer más sobre nuestra oferta de seguros, ingresa aquí.