¿Por qué un Seguro de Salud?

¿Por qué un Seguro de Salud?

Entender el por qué es el primer paso para estar seguro. Por eso, compartimos contigo todo lo que debes saber sobre seguros.

Tips para contratar un seguro de salud o plan de salud EPS

Como en el caso de otros servicios, antes de contratar un seguro o plan de salud o plan de salud EPS es necesario realizar un análisis costo-beneficio. Los siguientes consejos te ayudarán a tomar una mejor decisión:

  • Examina cuáles son las coberturas. Una cobertura es el compromiso del seguro en brindar respaldo frente a determinado riesgo. Por eso, verifica las enfermedades, atenciones o tratamientos que incluye el seguro o plan.
    Algunos seguros, por ejemplo, no consideran atenciones odontológicas y cubren solo tratamientos aprobados por la FDA (por sus siglas en inglés: Administración de Medicamento y Alimentos) y NCCN (por sus siglas en inglés: Sociedad Americana del Cáncer) para garantizar estándares de calidad en la atención al paciente.
  • Revisa las exclusiones. Los seguros de salud o planes de salud EPS no cubren todas las enfermedades o emergencias accidentales. Identifica cuáles son los casos y las situaciones excluidas.
  • Evalúa tus necesidades. La compra de un seguro o afiliación a un plan de salud EPS debe estar orientada de acuerdo a tu condición de salud, tus actividades y tus planes de vida. Por ejemplo, si piensas casarte y tener hijos, necesitas contratar un seguro que incluya atenciones de maternidad o ver si el plan de salud cubre esa condición de acuerdo a tus expectativas. Por otro lado, si tu pasatiempo es montar bicicleta, un seguro de salud o plan de EPS te dará la protección que requieres ante emergencias por accidentes que puedas tener practicando esta actividad.
    Sin embargo, si eres un ciclista, o deportista, profesional, los seguros de salud y planes de salud EPS cubren los problemas de salud que puedan surgir en tu día a día, pero no los accidentes relacionados directamente al deporte que practiques. Por ejemplo, una apendicitis sí podría tener cobertura, mientras que una fractura por la caída en bicicleta, ya sea entrenando o compitiendo, no estaría dentro de las coberturas del seguro de salud. Para proteger a los deportistas existen seguros de accidentes que brindan coberturas especializadas en los riesgos que puede haber alrededor de los distintos deportes.
  • Escoge con cuidado la red de clínicas. Una red de clínicas es el conjunto de centros de salud donde podrás atenderte con tu seguro o plan de salud EPS. Las aseguradoras o EPS suelen darte a elegir una red entre dos o más opciones. Esas alternativas se diferencian por el número y la categoría de las clínicas, lo que determina un mayor o menor costo del seguro.
  • Ten en cuenta los periodos de carencia y espera. Una vez que contratas un seguro de salud o te afilias a un plan de salud, se activan inmediatamente las atenciones por emergencia. Pero otros tipos de atenciones solo podrán utilizarse después de algunos meses. Ten en cuenta esos plazos.
  • Valora los beneficios adicionales. Los seguros y planes de salud brindan diferentes servicios complementarios como por ejemplo médicos a domicilio, atenciones telefónicas o delivery de medicamentos. Evalúa si en tu caso alguno de esos beneficios logra hacer una diferencia.
  • Compara y consulta. Si estás interesado en un seguro de salud usa las herramientas que te ofrecen las aseguradoras en sus páginas web. También puedes pedir la visita de un asesor de ventas para despejar tus dudas y asegurarte que contratarás lo que necesitas.
  • El copago. Las atenciones ambulatorias, tanto por EPS como a través de los seguros de salud, requieren el pago de un copago, es decir, de una parte del costo de cada atención.

 

Conoce más sobre los seguros de salud de Pacífico aquí.